Hay quienes se mueven entre…

Hay quienes se mueven entre…

 

Hay quienes se mueven entre las sombras

Mirando en silencio, husmeando en los secretos

Danzan descalzos por entre los recuerdos

Se esconden entre las sombras de las esquinas

 

Hay quienes se mueven en el viento

Mueven los cabellos, acarician las mejillas

Danzan entre silencios bailando con las hojas,

Suben vuelan y se van, al futuro incierto.

Hay quienes se mueven entre luces

Brillando con el sol, con caricias tibias

Acariciando las almas, colmando vidas

Se elevan con los suspiros solo a veces.

 

Hay quienes se mueven en el tiempo

Que en lo perdido no dejes de creer

Ocultándose entre el polvo del ayer

Jugando pícaros con el recuerdo.

 

Hay quienes se mueven entre las estrellas

Con discreción se asoman, miran tus secretos

Ocultándose en sus brillos mirando suspiros

Llevándolos en ágil vuelo por todas ellas.

 

 

TonnyG

Recuerda Amigo

Recuerda Amigo

 

Mientras suspirando miras por la ventana

A la luz de la plateada hermosa luna;

Deja que un millón estrellas

Entren a tu cuarto, todas ellas.

 

Mientras miras solo y asombrado

Una puesta de sol cómodo y acostado;

Deja que todos sus matices y colores

Pinten todos tus sueños y emociones.

 

Mientras sentado asombrado veas

La inmensidad del mar y sus arenas;

Deja que sus olas acaricien tus secretos

Haciendo de ellos murmullos modestos.

 

Mientras con placer y risas miras

El grácil vuelo de las mariposas;

Deja que sus alas finas y delicadas

Lleven tus anhelos, colgados cual guirnaldas.

 

Y si la noche llegara sin luna ni estrellas,

O las puestas de sol sin colores fueran ellas;

Si además el mar no fuera, ni sus arenas,

Y las mariposas dejaran caer el color de sus alas.

 

No camines solo, ni en sollozos te deshagas,

Ven a casa, ven aun cuando no tengas ganas;

Ven aquí, conversemos, ven conmigo

Que mis manos están para ti, mi amigo.

 

TonnyG

Cuento El Viaje capitulo 5

Capitulo V

Mundo 5 Tierra Amigable

Por: Antonio García Mendoza (TonnyG)

Ahora estaba en un mundo increíblemente diferente a todo lo que hubiera visto antes, no por las plantas, ni los animales o las personas, eran exactamente iguales a lo que estoy acostumbrado, nada de cosas raras, al menos físicamente, pero la tierra era increíblemente hermosa, no había ciudades, las casas estaba dispersas por todos lados, tampoco había carreteras, como las conocemos, todos los caminos estaban cubiertos por una especie de polvo de color claro, como un amarillo muy claro, al tacto era como polvo o tierra normal, pero no se mezclaba con la tierra ni se salía de lo que pudiera llamar la carretera, caminar por estos caminos era muy agradable pues no se sentía la dureza del asfalto, era como caminar por un camino de tierra pero sin baches o piedras o nada por el estilo, cuando pasaba un vehículo, no se levantaba polvo y este no se adhería a las llantas de los vehículos, no se escuchaba ningún ruido, ni del motor del vehículo ni de su paso por el camino, sin importar que tan grande o pequeño fuera, esta vez cuando caí en este tiempo y dimensión, estaba corriendo por este camino, como en las ocasiones pasadas mi primer reacción fue de confusión, sabia que debería llegar a algún lugar, aunque al decir verdad no sabia a donde, de modo que simplemente seguí corriendo, la vista era en verdad hermosa, todo verde para donde miraras, entonces mire un espectáculo que se me antojo muy cómico, y me reí en serio, claro en ese momento aun no comprendía que estaba pasando, mi yo viajero había confundido por completo a mi conciencia de ese presente, estaba un repartidor, algo así como un cartero, pero estaba repartiendo paquetería y sobres en las casas, en ese lugar en particular no había una casa, el camino estaba cuesta arriba y la casa más próxima estaba en la parte alta, al menos la visible desde el camino y el estaba corriendo mirando unos sobres, jajaja jajaja aun me causa gracia recordarlo, estaba corriendo tras su vehículo, algo parecido a una camioneta, pero la camioneta avanzaba sola cuesta arriba como a unos diez metros de él, si el aceleraba el paso, la camioneta aceleraba y si el desaceleraba la camioneta lo hacia también, era como si la camioneta no quisiera que la alcanzara, pero él no se veía preocupado, lo único que pude verle de diferente a los demás era que llevaba una especie de casco, bueno tenia la forma de un casco, se ajustaba bien a su cabeza, pero era algo extraño, del centro de el casco salían solo 6 patas, en realidad más que un casco parecía una araña sobre su cabeza, tres patas hacia el frente, una se ajustaba en una cien las otra en el centro de la frente y la otra en la otra cien, tres patas hacia atrás una se ajustaba donde empieza la nuca y las otras dos un poco más atrás de las orejas, parecía ser un material muy suave, y las terminaciones tenían una leve luz azul, en fin, extraño y gracioso lo que ocurría.

El revestimiento de los caminos tenía otra cualidad, cuando llovía, y no importaba cuanto lloviera, simplemente absorbía toda el agua y permanecía seco, de modo que nunca tenían el problema de pavimento mojado y resbaloso, que era algunos de los mundos que visite, la gente era increíblemente amigable, nadie tenia cerraduras en las puertas, podías pasar a cualquier jardín, cualquier huerto y descansar, las personas siempre estaban sonrientes, no parecía preocuparles nada, y disfrutaban de todas las comodidades de un mundo tecnológicamente avanzado, la gente trabajaba como en cualquier lugar y se ganaba la vida de diversas formas, pero no había ninguna diferencia entre la casa de un agricultor, o un empresario, no parecía haber ninguna posición social, no parecía ni importar ni molestar a nadie, había tiendas y podías comprar cosas o cambiarlas por productos tuyos, su energía eléctrica, se obtenía de plantas solares, de viento y el mar, no se contaminaba la tierra ni el agua ni el aire, cuando pude acomodar por completo mis estados concientes, el viajero y el presente, recordé que, los vehículos podían controlarse por medio de la mente, algo como control remoto, y nunca a alta velocidad, cuando alguien se cansaba de conducir, se bajaba del vehiculo, se colocaba el control, ese que parecía una araña, y entonces podía caminar o correr a un lado de su vehiculo y hasta una distancia de quince metros, y el vehículo siempre frente al control remoto, eso era una ventaja muy grande para los mensajeros, pues podían repartir la correspondencia más fácilmente, los vehículos no contaminaban tampoco, usaban la energía del sol para accionarse y cargar sus baterías, las cuales podían mantener funcionando el vehiculo sin luz solar y por la noche con todas sus luces encendidas por espacio de unos diez mil kilómetros, sin problemas y cada que se accionaban los frenos se metía carga a las baterías de modo que, eran muy eficientes y las baterías no eran más grandes que la palma de la mano de un niño, dependiendo del tamaño y uso del vehiculo, era la cantidad de baterías que portaba los más pequeños de una y dos plazas usaban solo diez baterías, los de suministros, podían usar hasta trescientas, pero no era problema pues su grosor era de un centímetro y su peso de diez gramos, todos los materiales eran biodegradables y reciclables incluso las baterías, ese era un mundo en que valía la pena vivir, la delincuencia simplemente no existía, todos tenían lo que necesitaban y más, no había nada que envidiar al vecino, excepto quizás que algunos tenían mucha pericia para arreglar sus jardines y huertos y eran en verdad hermosos, pero bastaba con que le pidieras ayuda para arreglar el tuyo y no solo trabajaba contigo en tu Jarrín, si no que además te enseñaba a mantenerlo hermoso y de acuerdo a tu estilo, el promedio de vida de las personas era de unos cien años, podría decir unos cien felices años, pues bien a ese mundo llegue, seguí corriendo por el camino antes descrito, se estaba haciendo tarde y ya estaba cansado, cuando llegue a la cima de la cuesta, el espectáculo en el mirador en verdad era hermoso, bosque por todos lados, estaba en un clima calido, de modo que se veía toda clase de árboles y plantas propios de un clima de esa clase, plátanos, mangos, tamarindos, naranjas y demás, la puesta de sol que vi fue hermosa, el cielo amarillo, luego naranja, luego rojo, increíble en verdad, me dirigí a la tienda y al entrar, allí estaba, era Natsuki con un vestido rojo nuevamente, me sonrió, seguramente mi yo de ese tiempo se enamoro en cuanto la vio, porque sentí una emoción increíble, como si me hubiera enamorado de ella en ese momento, supongo que en ese tiempo y dimensión, no la conocía aun, pedí permiso para dormir esa noche en ese lugar, su padre el dueño de la tienda un hombre alto blanco de ojos claros y mirada bondadosa, me recibió como si se tratara de un amigo de muchos años, y me dio una habitación gratis, dormí poco pensando en la sonrisa de Natsuki, por cierto algo curioso en todos los viajes es que en todos los mundo que viste, tenia el mismo nombre Natsuki y la primera vez que la vi, después de mi llegada, siempre llevaba un vestido rojo, curioso en verdad ahora que lo pienso, en fin después de meditar en todos mi viajes, y preguntándome ¿Cuándo seria mi siguiente salto y adonde? Y ¿Cómo rayos lograría controlar ese salto? La verdad con lo que sabia en es tiempo, me habría quedado a vivir en ese mundo sin problema alguno, fue el más hermoso que visite, pensando en todo eso finalmente me quede dormido. Al despertar desayune con Natsuki y su padre, no tenia madre, lamentablemente había muerto de una enfermedad, hacia ya algunos años, esa era en realidad una de las pocas fuentes de tristeza de ese mundo, había algunas enfermedades que eran mortales y rápidas, pero muy pocas contagiosas, antes de irme compre una cachorrita a unos vecinos y se la obsequie a Natsuki, pedí permiso para visitarla, creo que le cause buena impresión a su padre pues accedió gustoso, espero que mi yo de se mundo haya visitado a Natsuki, aunque si me conozco bien, de seguro en ese mundo ya estoy casado con ella, en fin me despedí y seguí mi camino corriendo por el camino, al llegar a una curva me senté a un lado del camino cerré los ojos un instante me relaje y di el siguiente salto.

 

Cuento El Viaje capitulo 4

Capitulo IV

Mundo 4 Autos Burbuja

Por: Antonio García Mendoza (TonnyG)

Entonces di un nuevo salto, mi tercer viaje y me encontré en un departamento en un edificio de una ciudad, en esta los autos viajaban por una especie de túneles y puentes por todos lados, eran más parecidos a burbujas de plástico con asientos, solo se decía a la computadora el destino, y esta hacia el resto, eran accionados por electricidad, los aparatos en tu casa se accionaban por voz, parecía que los edificios estaban anclados en el mar de algún modo, pues no se podía vivir en la tierra, estaba arruinada, por la contaminación y negligencia del hombre, y los pocos animales que se salvaron estaban en zoológicos o en islas, por lo demás era todo igual, no había plantas ni animales raros, de hecho no había ni muchas plantas ni muchos animales, cada cierto tiempo se enviaba una nave no tripulada con le fin de medir los niveles de contaminación y así poder saber cuando seria posible repoblar la tierra, las naves siempre enviaban imágenes estas se transmitían por la televisión, bueno algo parecido a la televisión pues en realidad era más parecido a un proyector holográfico, podías pedir que la imagen se transmitiera en cualquier lugar de la casa, las ciudades en el mar estaban protegidas por una especie de campo de fuerza, era como estar encerrado en una burbuja de jabón, al tacto era fría y parecida a agua, así también estaban cubiertas las islas donde habitaban animales en estado salvaje y plantas de todos tipos y en otras islas que eran destinadas a el cultivo e investigación de plantas, así como la producción de alimento, estas protecciones funcionaban también como filtros el aire podía pasar a través de ella y en el proceso se atrapaban todas las sustancias contaminantes, de modo que de algún modo se estaba ayudando a descontaminar un poco el aire de la tierra, la situación fuera de las burbujas era en realidad triste, simplemente no se podía vivir, el aire no era ya respirable por la contaminación y las lluvias acidas mataban lo que tocaran, según puedo recordar me enseñaron en historia que el primer aviso del fin, se dio cuando en una ciudad llamada Ciudad Central, se combinaron la contaminación en el aire, ceniza volcánica y ciertas condiciones atmosféricas y le llovió acido sulfúrico, según la historia nada quedo en pie, la lluvia se coló por las grietas de edificios y casas y los derrumbo, la gente murió aplastada, asfixiada por los vapores del acido o quemada por el acido, solo unos pocos que vivían en las orillas de la ciudad lograron salir algunos con quemaduras horribles murieron después en hospitales cercanos, el fenómeno se repitió en muchas otras ciudades, fue solo entonces cuando el clima estaba arruinado que se tomo verdadera conciencia de lo que ocurría y se crearon las burbujas y las ciudades en el mar, y hasta ahora se sigue trabajando para limpiar de nuevo la tierra y poder vivir en ella nuevamente, la electricidad se obtiene de la energía del sol, la fuerza de los vientos y la fuerza del mar, no hay cárceles, no hay lugar para ellas, de modo que si se encuentra a cualquiera culpable de algún delito mayor, simplemente se le expulsa de la burbuja, hasta ahora, no se tenia noticia de que alguien hubiera podido sobrevivir, no era un mundo hermoso, era más bien un mundo arruinado.

En esta dimensión y tiempo, en el departamento donde estaba me encontraba acompañado de Natsuki, pero no era mi esposa si no solo una amiga que llamaba para pasar un buen rato, en esta dimensión el concepto de matrimonio había desaparecido.

Natsuki en esta ocasión llevaba un vestido rojo, muy parecido al vestido de mundo dos, conversamos un buen rato, tomamos vino tinto, salimos al cine y regresamos temprano, pues la delincuencia era muy violenta, la deje en su departamento y me fui al mío, me dormí y cuando desperté ya no estaba en mundo cuatro el de los autos burbuja.

Cuento El viaje capitulo3

Capitulo III

Mundo 3 Plantas Peligrosas

Por: Antonio García Mendoza (TonnyG)

 

Esta vez caí en un tiempo y dimensión, muy parecida a la de esta donde escribo la historia de mis viajes, Natsuki es en esta dimensión mi esposa y tengo dos hijos, como en el primer caso, la primera reacción al empezar a unirse mis estados consientes fue de total desconcierto y confusión, pero en unas horas ya estaba logrando separar las vivencias de mundo uno, con su supertecnología y mundo dos con sus flores verdes.

No hay mucho que decir de esta dimensión esencialmente igual a esta donde se lee esta experiencia, las condiciones de vida eran prácticamente iguales, las casas de concreto, escuelas de gobierno, personas sanas y enfermas, contaminación similar, uso del petróleo en combustibles y derivados, animales más o menos iguales, plantas verdes con flores de extrañas formas, cierto es que también existen flores de muchas formas y tamaños y colores, pero en ese lugar las flores en verdad eran extrañas, por sus formas, sus colores, algunas cambiaban de color según pasaban las horas del día, había muchas carnívoras, algunas tan grandes que podían comerse un gato mediano, otras que como en el caso de nuestros hongos, eran un tema aparte pues eran plantas en el sentido de que tenían raíces, hojas, ramas y flores, pero las de esta clase todas eran trepadoras, unas producían de sus flores un aroma casi hipnótico, sumamente hermoso, que atraía animales o insectos pequeños, tenían ramas normales, mezcladas con otras llenas de espinas, estas eran las peligrosas, pues en el momento en que se hacia presión en ellas, se envolvían alrededor del animal y se convertían en una bola de espinas compacta, las espinas tenían doble función, había unas espinas curvas y robustas, estas sujetaban a la presa, había otras un poco más chicas y delgadas pero sumamente afiladas, estas inyectaban un veneno paralizante mezclado con una enzima digestiva de acción rápida y las últimas más pequeñas más afiladas y huecas, estas últimas entraban en el cuerpo de la infeliz victima y drenaban todos los jugos, muy parecido a como lo hace una araña, en unas horas las enredaderas con espinas aflojaban poco a poco y lo que quedaba era un saco de piel reseca con huesos que o bien caía de inmediato al suelo o quedaba unos minutos colgado de las espinas, para un ser humano adulto enredarse con estas era muy doloroso, pero no mortal, para un niño podría ser peligroso, también producían un fruto con una aroma delicioso y un sabor más delicioso aun, al fermentarlo se producía un licor de un sabor suave, pero que muy fácilmente embotaba los sentido y emborrachaba en cuestión de minutos a cualquiera, el sabor del fruto logro que algunos animalillos se adaptaran a vivir de ellos, aunque a muchos les costaba la vida, se le podía ver saltando entre las ramas sin espinas y protegiéndose de sus enemigos cerca de las que si tenían espinas, su apariencia era de pequeños monos, pero tenían un caparazón duro y flexible como formado por placas o escamas a lo largo de la espalda, si tocaba una rama con espinas por accidente y lograba enroscarse como un armadillo, las espinas solo lo sujetaban pero no causaban más daño, entraba como en un letargo para no asfixiarse y cuando la planta aflojaba, caía al suelo y despertaba, en unos minutos estaba trepando nuevamente de forma alegre, estos animalitos se domesticaban y eran excelentes mascotas, además que podían ser usados para bajar el fruto de esta enredadera. Otras enredaderas de esta clase tenían toda clase de trampas, una producía una flor blanca, que estaba como en una charola verde, en el momento en que un animalito llegaba al centro de la flor, la entera charola se cerraba sobre la victima como si tuviera un resorte y se hacían visibles una gran cantidad de espinas bien disimuladas sobre su superficie y la victima era digerida, otras como medusas tenían tentáculos venenoso para paralizar y digerir a su presa y otra que me llamo a la atención era una pequeña enredadera que se especializaba en insectos, pues sus flores cambiaban de color de acuerdo al insecto se acercara, haciéndose más atractiva para él, cuando el insecto quería huir, siempre era demasiado tarde, proliferaban tantas plantas de esta clase, pues según pude darme cuenta su suelo no era en realidad muy fértil aunque había mucha humedad, sin excepción, todas las casas tenían el techo en dos aguas, y todas sin excepción eran impermeabilizados con una sustancia gris, de modo que los pueblos y ciudades, los edificios y toda construcción, tenia techo de dos aguas y era de color gris, mi vida en este lugar parecía ser tranquila, pero el ambiente esta muy húmedo, pues llovía casi todo el año y cuando no llovía, estaba nublado, solo se veía el sol un mes al año y este mes era tiempo de fiesta, mi matrimonio con Natsuki de esta dimensión era normal así mismo las actividades de mis dos hijos.

Cuento El viaje capitulo 2

Capitulo II

Mundo 2 Flores Verdes

Por: Antonio García Mendoza (TonnyG)

En entonces me encontré en de repente en otro lugar tiempo y dimensión, en este me encontré en mi mismo cuerpo, las ciudades no muy diferentes a las de hoy, paredes de hormigón, ropa normal, delincuencia, contaminación, etc., estaba en una fiesta y me presentaron a una chica, tenia un vestido rojo muy hermoso y ella se veía muy hermosa, quede enamorado de ella, esta a su vez me presento a su hermana gemela, eran idénticas, una la que me presentaron se llamaba Natsuki, no recuerdo el nombre de su hermana, empezamos a platicar y bromear, reíamos y bailábamos, de repente después de unas horas, me pareció que algo no andaba bien, mire mi traje negro y mi copa de vino en la mano y no podía recordar cuando me lo puse, o que estaba haciendo en ese lugar, mire a Natsuki y no se como la mire pero me pregunto si pasaba algo, le dije que como es que habíamos llegado a ese lugar, me miro extrañada y me dijo ¿te sientes bien? Le dije que no, y me senté, entonces en a mi mente regreso el recuerdo del resplandor, la explosión y la nada, este recuerdo se empezó a mezclar con los recuerdos de mi vida actual, o con esa realidad y caí en la cuenta de que mi conciencia había viajado de ese tiempo y dimensión a esta otra, que locura, se tenían muchas teorías de los universos paralelos y lo viajes entre dimensiones pero, jamás se había probado nada más allá de la teoría, le pregunte a Natsuki ¿Cómo la había conocido? y me dijo que hacia unas horas nos habían presentado, entonces todo se empezó a aclarar y caí en cuenta de que si ella me acabada de conocer y según ella llevaba varias horas en el lugar, en verdad una parte de mi había viajado, no solo en el tiempo, si no a otra dimensión de existencia, y tanto el conocimiento de mi otra vida con el de esta se estaban mezclando, por eso estaba tan confundido, las cosas que me llamaron la atención de esta dimensión fueron que en esta dimensión la tecnología aun no había alcanzado el crecimiento de la dimensión de la que había llegado, pero y aunque la historia era muy parecida, en realidad su vida era muy diferente, no había bebidas alcohólicas, el alcohol no existía en esta dimensión, la vida era muy similar, la gente trabajaba, había medios de transporte, autos, trenes aviones, etc., pero las plantas esas si que eran raras, en lugar de ser todo verde, las plantas exhibían toda clase de colores desde amarillos hasta púrpuras y las flores esas eran verdes, de modo que no era raro encontrar flores verdes, en los floreros de las oficinas, eso si lo que no tenían de variedad de colores las flores lo compensaban con sus aromas, otro rasgo que me llamo la atención de esta dimensión y tiempo era que la gente no enfermaba, los hospitales atendían, a los ancianos, los partos, los accidentes y toda otra cosa, pero nadie con una pulmonía, o viruela o cirrosis o ninguna otra enfermedad, a los bebes, después haber nacido se les colocaba en una sala especial de inoculación donde se le vacunaba contra todas las enfermedades, no con agujas, si no con una especie de vapor que el bebe inhalaba por unas horas, entonces pasaba otra sala, se activaban todos los anticuerpos, después de eso era llevado con su madre para que lo alimentara y por último se le tomaba una muestra de sangre para poder mirar el trabajo de los anticuerpos, si era satisfactoria, se le daba de alta con su madre, si no lo era, era sometido a una nueva inoculación y después de ello, podía irse a casa, en realidad en este aspecto la ciencia había crecido mucho y la razón era fuerte, a pesar de su inmejorable salud, nadie vivía más allá de sesenta, ese era su máximo de vida, antes de poder someter y erradicar todas la enfermedades, las personas no vivían, muchos morían entre los cuarenta y cincuenta años y era considerado normal las enfermedades cortaban fácilmente la expectativa de vida; no se enterraba a los muertos, los cuerpos eran enviados a plantas de reciclaje donde eran desintegrados y se convertían en fertilizantes, era muchas cosas extrañas, las que había en esta dimensión, los insectos eran muy parecidos pero diferentes muchos de ellos y en algunos casos, peligrosos, así las mariposas tenían un aguijón, en muchos de los casos, solo causaban dolor pero entre más vistosa fuera la mariposa, más peligroso era el piquete, en algunos casos mortal, había abejas de diferentes tamaños, las más pequeñas, eran sumamente agresivas y sus agujones muy dolorosos, había otras, en cambio que no tenían aguijón y crecían hasta cinco o seis centímetros, estas eran las abejas que se cultivaban, sin embargo no era fácil quitarles la miel, quienes se dedicaban a eso, antes de cosechar la miel se vestían con un traje totalmente cerrado, se colocaban unos tapones especiales en los oídos y una mascarilla con oxigeno, como carecían de aguijón y sus mandíbulas no eran tan fuertes, habían desarrollado un método de defensa muy efectivo, en el momento en que se sentían atacadas empezaban a zumbar cada vez más alto, la frecuencia podía enloquecer a cualquiera, hombre o bestia, además de que una parte del enjambre simplemente se amontonaba en la cara del agresor, de modo tal que desplazaba todo el oxigeno, de ese modo el agresor caía desmayado, la única forma de cosechar era con el traje, tapones y oxigeno, no había cárceles como las conocemos, eran más bien como estancias temporales, si el delito era pequeño, se debería purgar con trabajo comunitario, pero si el crimen era grande, se eliminaba al malhechor, no había tiempo de espera.

En esta dimensión los gobiernos, no se elegían, las grandes corporaciones compraban países o los vendían a otras corporaciones, de modo las personas eran gobernadas por las empresas en las que trabajaban, no parecía molestar a nadie eso, según pude averiguar, ese fue el medio por el cual se cabo con la corrupción de los políticos y la gente pagaba sus impuesto a tiempo y el dinero que se recaudaba en realidad se usaba para mejorar a la comunidad, las calles estaba siempre impecables, los edificios públicos, los jardines, los parques, todo hermoso y limpio, todos los servicios médicos y educativos eran gratuitos, de todos modos los servicios médicos se usaban poco, pero en especial se atendía a los ancianos, pues se consideraban muy valiosos, hasta su muerte, que por cierto llegaba rápido, algo muy curiosos era que siempre se veían jóvenes las personas, entonces justo un año antes de su muerte, en la primera semana su cabello se hacia blanco en su totalidad, esa era la marca de que les quedaba un año de vida, desde ese momento, dejaban de trabajar y viajaban a donde quisieran, pues su salud era perfecta los primeros 3 o 4 meses, después de ello, se secaban como si se tratara de una hoja caída de un árbol, y eran internados en los hospitales que les daban todos los cuidados necesarios, hasta su muerte.

La educación se empezaba muy temprano en la infancia, pues no vivían mucho tiempo, para el tiempo en que deberían incorporarse al mercado laboral, se hacían su perfil psicológico y entonces se le ofrecían los trabajos para los que calificaba de acuerdo con ese perfil, el joven tenia un tiempo para escoger alguno, si no escogía o rebasaba el tiempo de espera, se le daba el trabajo que más se acomodara a su perfil y fin de la historia, pues bien en ese mundo vivía ahora yo, con todos los recuerdos del mundo en donde la vida en la tierra es extinguió mezclados con todo mi conocimiento presente, a veces eso era un problema, en especial al principio pues, de repente no podía recordar como se llamaban las cosa y le decía por el nombre de la otra dimensión, o pretendía que mi pared de concreto se hiciera translucida y así por el estilo, creo que lo peor que me paso fue cuando intente usar mi teléfono celular, como las computadoras de realidad virtual que tenia antes, al intentar activarla y pasar una y otra vez mi mano sobre el teléfono, me preguntaron que estaba haciendo y cuando les dije que mi computadora de realidad virtual no se activaba y que la interfase estaba seguramente dañada, todos se carcajearon, me dijeron “es una broma ¿verdad?” y entonces me di cuenta del lugar en el que estaba, y respondí “Si claro” riéndome también, lo bueno es que era bien conocido por mi buen humor e ingenio, de modo que todos se lo tomaron a una de mis ocurrencias, todos menos Natsuki, la chica que me habían presentado en la fiesta, yo había empezado a salir con ella, aun no éramos más que buenos amigos, pero le parecía que algo andaba mal conmigo, entonces me vi en la necesidad de decidir si contarle todo lo que ahora sabia y arriesgarme a que me considerara un loco, o buscar la forma de inventarle algo tan preciso y fantastico que acabara creyéndolo, la verdad es que ahora yo sabia que mi conciencia del mundo uno de alta tecnología (así lo llame porque de ese había llegado) estaba mezclándose con el mundo dos de flores verdes, no sabia aun si eso era definitivo o pasaría algo después, tampoco sabia si el fenómeno se repetiría, quizá en el momento de mi muerte como en el primer caso o solo ocurriría una vez, de todos modos en ese mundo yo contaba con unos treinta años de edad, de modo que me faltaban unos treinta más, y por último no sabia si en caso de hacer otro viaje, podría recordar a donde llegara, la vida de estos dos mundos, o solo del primero, el mundo uno o si mi conciencia en mundo dos podría recordar al mundo uno, en caso de poder hacer otro viaje antes de mi muerte, esto era muy confuso para mi, pues era el primer viaje, de hecho no sé si mi yo del mundo dos, de flores verdes recuerde a mundo uno, pero creo que si, con todo ¿Cómo saldría del paso con Natsuki? Algo debería poder inventar, pues la verdad era más increíble aun que cualquier cuento, de modo que me puse a investigar en las bibliotecas de cosas o teorías parecidas, encontré información de científicos que teorizaban sobre universos paralelos, que existían en dimensiones diferentes viajes en el tiempo y entre dimensiones, otros documentos de experiencias de personas que bajo ciertas circunstancias jurarían haber viajado en el tiempo o a otra dimensión, uno de estos relatos me llamo la atención mucho, se trataba de una pareja de recién casados, que se fueron de luna de miel a un hotel campestre, este estaba situado en una loma que dominaba un valle hermoso, había un caminillo que bajaba por la loma y se internaba en el valle, la pareja decidió caminar por él, al ir bajando encontró los restos de una fuente y unos trozos de muro de lo que seria una pequeña estancia, de repente ella se sintió algo mareada y su esposo la abrazo, dice ella que vio como todo se volvía opaco y los envolvía un silencio total, no se escuchaban ni los insectos ni las aves nada, de repente ante sus ojos se aparecieron personas que no había visto antes, vestidas con vestidos muy hermosos pero antiguos y sombreros grandes, jardines delimitados por piedras y caminillos, la fuente completa y funcionando y una hermosa estancia techada desde donde se podían ver todos los jardines, incluso un jardinero, un hombre de aspecto amable que le obsequio una flor, pasaron un buen rato en los jardines y decidieron que era hora de volver, e iniciaron el camino de regreso a la parte alta de la colina, entonces cayeron en cuenta de que no estaba el hotel, pensaron que quizás se habían equivocado de colina, cosa que era imposible pues había un solo camino, como sea decidieron caminar hacia arriba de la colina justo en un punto de la subida, sintieron la misma sensación y se sentaron unos minutos mientras a ella se le pasaba le mareo, cuando por fin se pararon y miraron hacia abajo, pues no había ni jardines, ni gente ni nada, excepto la flor que ella llevaba, y el hotel unos cuantos metros más hacia arriba era muy visible; al llegar al hotel indagaron sobre el lugar y les mostraron pinturas del lugar muchas décadas atrás, reconocieron en ella, al jardinero que tenia más de cien años muerto, la fuente de la que solo había una pedazos y la estancia de la que quedaban trozos de muros, y la flor era de las que se cultivaban en ese jardín, plantas que dicho sea de paso ya no se cultivaban en ese lugar, de modo que quedo como una historia de un hecho curioso.

Con el fin de poder inventar algo que fuera creíble, después de estudiar todos estos detalles y documentos, empecé a escribir un cuento, le platique a Natsuki sobre dicho cuento, y le mostré las copias de los documentos, cuando ella vio todo, se carcajeo como nunca, y me dijo que en realidad la había espantado, con mis ocurrencias, y pregunto ¿Por qué hacer ese tipo de cosas con los amigos?, se me ocurrió decirle que era para probar si captaba el interés de ellos una descripción, de lugares o aparatos futuristas, sería más fácil describirlos en el cuento y lograr cierto grado de convencimiento en quien los leyera, ella me dijo que por lo menos a ella si le convenció.

Al decir verdad lo que leí sobre las teorías de universos paralelos en dimensiones distintas, me sirvió mucho, el único problema era, que solo eran teorías y puestas bajo ataque por muchos respetables científicos, yo sabia que era verdad, pero no había ninguna forma de probarlo, ¿Qué podía hacer? en lo único en lo que no estaban en lo correcto, pero tampoco se podía probar, era que según ellos, si viajáramos en las dimensiones y nos encontráramos con nuestro otro yo y tuviéramos contacto físico, ambos serian destruidos pues solo puede haber uno en un mismo espacio y tiempo, bueno de mi solo viajo mi conciencia, no sé si más habrán podido hacer lo mismo y si fuera así donde pudieran estar, y además estaba en mi mismo cuerpo, esta claro que si intentaba describirlo, explicarlo o siquiera insinuarlo, se me vería como un loco y por lo tanto peligroso para la salud de los demás y eliminado, lo mejor era callar.

Seguí con mi vida normal, y de repente una vez más ocurrió, un nuevo viaje, fue en un instante, y la verdad es que aun no sabía como había ocurrido ni como controlarlo.